✨#8M ✨

Ilustración: Maria Hesse

Día de la conmemoración de los derechos de las mujeres. Relevante ejercicio de reflexión y acción en pro de la lucha por una realidad equitativa, justa, libre y feliz.

En una sociedad donde más del 50% somos mujeres, desde #RestauradorasConGlitter queremos resaltar y reconocer la labor de las profesionales de la conservación de nuestras herencias culturales comunes, quienes alrededor del 80% somos mujeres. Nuestro pronunciamiento inicial como colectiva surgió desde el reconocimiento de que antes que profesionistas, somos mujeres sensibles a la problemática de género que de fondo nos afecta a todos como sociedad.

Nos pronunciamos desde el género porque hay una desafortunada desigualdad de género en lo cotidiano y en lo profesional. Y seguiremos alzando la voz para contribuir a promover cambios significativos en la búsqueda de justicia y dignidad.

💜

#SororidadConGlitter
#NoEstamosSolas

Texto de @rcglitter



C.G.

Hermilia Galindo

Ayer, 5 de febrero, se celebró la Constitución de 1917 que rige la vida política y social de México.

Aunque tuvo una postura de vanguardia en cuanto a derechos sociales y laborales, es muy sintomático que las mujeres no hayamos sido incluidas en ella de forma específica. Fue redactada únicamente mencionando al género masculino con la excepción del derecho al salario igualitario (Art. 123, fracción VII).

Pese a la petición específica de Hermila Galindo (importante voz de las mujeres en la vida política de entonces) por incluir el derecho de las mujeres al sufragio en la Constitución, éste no fue concedido. Se consideró de poca consecuencia la aportación femenina a la vida política del país pues, según la autoridad masculina en materia, era más que suficientemente representada por su eventual marido.

La igualdad entre varón y mujer se hizo explícita en la Constitución Mexicana solo hasta 1974 con modificaciones al Art. 4.

Olympe de Gouges, revolucionaria francesa del siglo XVIII, luchó por incluir a las mujeres en el documento que regiría la vida social y política de su nación. Su voz tampoco fue escuchada y dos años después de publicar la «Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana» fue guillotinada.

Los logros de la Revolución francesa fueron redactados en género masculino, excluyendo completamente a las mujeres.

En Restauradoras con Glitter celebramos el esfuerzo de Hermila Galindo y tantas otras luchadoras mexicanas por incluir a las mujeres y los problemas que enfrentamos, en todas las leyes que nos rigen. En consecuencia reprobamos de forma contundente la propuesta del titular de la Fiscalía General de la República (FGR) para retirar el delito de feminicidio y redefinirlo como una agravante de homicidio.

En su lugar creemos que se necesitan aplicar estrategias más eficaces de procuración de justicia que reconozcan y aborden la profunda y compleja problemática de las mujeres. Sigue siendo sumamente importante emplear el lenguaje específico y correcto para tipificar e identificar correctamente las problemáticas que hoy aquejan a la población femenina de nuestro país.

Que la voz, los derechos y las necesidades de más del 50% de la población se vea integrada en el orden social que construimos día a día.

No dejemos que esa voz, que esos derechos, que esa lucha sean acallados, ni renegados.

#EsaLeyNoSeToca
#AutoDefensaFeminista
#JusticiaConGlitter
#DerechoAVivirSinMiedo
#LaOmisionEsComplicidad

Texto de @rcglitter



C.G.

Antes de Medusa

70929366_129247281784350_5954205779119570944_n
FOTOGRAFÍA: @rcglitter, 2019.

Pocos saben la historia de Medusa antes de que se convirtiera en Medusa, y es que como ya les había contado, cuando yo era chica me obsesioné un poco con este personaje e investigué todo lo que pude acerca de ella, realmente nunca entendí su historia sino hasta hoy que tuve la oportunidad de entrar a registrar las pintas (a las cuales de ahora en adelante llamaré “intervenciones”) que se hicieron durante la mega marcha feminista, en el Monumento a la Independencia (mejor conocido como “Ángel de la Independencia, el cual a partir de ahora llamaré por su verdadero nombre: “Victoria Alada”), en fin, pues ahí estaba yo, registrando cuando me topé con la imagen tallada de la cabeza de Medusa, ahora intervenida con los ojos llorando sangre, y entonces recordé su historia, y de pronto su historia cobró todo el sentido que de niña no pude ver.

Y ahí estaba yo frente a Medusa, comprendiendo que en la marcha también alzó su voz, y como parte del monumento también contó su historia, la historia de Medusa también es la historia de las mujeres violentadas.

Medusa, antes de ser ese “monstruo” temido por todos fue una hermosa doncella que custodiaba el templo de Atenea diosa de la guerra; durante muchos años Medusa fue acosada por el dios del mar, Poseidón, y a pesar de que el dios era sumamente insistente, Medusa siempre lograba burlarlo y alejarse de él; Medusa sufría por esto e imploraba a Atenea su intervención pero Atenea no hacía caso, un día Medusa no pudo huir de Poseidón y éste la violó, Medusa no atinó más que gritar e implorar por ayuda, por lo que Atenea irritada por los gritos decidió castigarla convirtiendo su cabello en un nido de serpientes, a partir de ese momento Medusa se convirtió en un “monstruo” agresivo y cruel que convertía en piedra a todo aquel que la mirara a los ojos, Atenea quiso detenerla pero no pudo, fue hasta muchos años después que Perseo guiado y ayudado por la misma Atenea, logró cortarle la cabeza, no sin antes transformarla en piedra.

¿Ven?, la historia se repite una y otra vez. La víctima denuncia varias veces a su acosador, implora porque alguien haga algo, el violentador abusa de su poder y comete un crimen, la ley castiga y re-violenta a la víctima en vez de al violador; la víctima ahora no solamente sufre por la agresión inicial sino por la constante re victimización que sufre día tras día, tanto por la ley como por la sociedad, y el delincuente sigue libre y adorado por todos, una vez más se salió con la suya y no solo no hay justicia sino que peca de cinismo y burla, la víctima se ve sola y desamparada; ya no puede más y su corazón se vuelve piedra, y entonces ahora solo puede dar lo que es (en lo que la convirtieron), ahora entonces ella es el monstruo, ella es a quien se debe desaparecer, y callar, y se debe invisibilizar, e ignorar, ahora ella es la no “políticamente correcta” porque ya no nos importa su historia, ni su dolor, ni su causa, ni su circunstancia; lo que nos importa es que no esté fea y que no vaya gritando por las calles asustando a la gente y convirtiéndola en piedra, lo que nos importa es que no nos incomode; entonces aparece un “héroe”, un hombre que recibe absolutamente toda la ayuda posible departe de la ley, de los dioses, y entonces la decapita; corta su cabeza para que se calle, para que ya no tengamos que oírla, ni verla, ni recordar que nos pidió ayuda y no hicimos nada, para que ya no sintamos culpa de haberla castigado siendo ella la agraviada, para no acordarnos de que dejamos libre a su violador y para colmo, lo adoramos solo porque nos da peces; y entonces creemos que muerta Medusa su historia se olvidará como se olvidan todas las historias similares.

Pero Medusa es fuerte y trasciende el tiempo y cruza el puente de la mitología a la vida real, y entonces emerge y se une a los gritos de las miles de mexicanas que salieron a exigirle al pueblo y al Estado ¡que ya no nos violen!, ¡que ya no nos maten!, ¡que ya estamos hartas de tanta impunidad!, y entonces Medusa se cuela por más de cien años en uno de los monumentos más importantes de nuestro país, y permanece ahí, tallada en piedra, pacientemente espera callada y pasando casi desapercibida en una esquina cerca del dintel de la entrada principal, espera por cien años el día de la marcha; porque Medusa sabía que nos íbamos a cansar de no ser escuchadas, de no ser atendidas, Medusa sabía que después de intentarlo todo sin éxito, entonces íbamos a levantar la voz, y entonces ella estaría ahí para unirse y alzar la suya, porque Medusa mejor que nadie sabe que las piedras son importantes, pero nunca más importantes que la vida y la integridad de las mujeres.

Texto de @rcglitter Dinna Maricela Esparza, 24 de septiembre del 2019.
Publicado originalmente en perfil personal de FB.

El patrimonio cultural tiene sentido al ser apropiado y resignificado en la actualidad; al poner en juego nuestra memoria: activándola, dinamizándola y vinculándola con nuestra realidad. ¡No son meros objetos estáticos detenidos en el tiempo!

SON JAROCHO CON GLITTER

Colectivo Voces Viajeras – Tozcayaani

¡Gracias a las compañeras de Voces Viajeras por su hermosa aportación!

Usando la música como herramienta de denuncia y apoyo a las causas justas.¡Celebremos nuestra habilidad de aprender y compartir a través de la música; celebremos nuestra pasión de vivir cantando y bailando, aún cuando las circunstancias son adversas y nos unimos en un canto para crear, reflexionar y crecer!

¡Habla Angela dorada!

¡Muestra todas nuestras muertes!

Si muros limpios prefieres, antes hay que restaurar,

la paz para las mujeres, el respeto y la igualdad.

Colectivo Voces Viajeras – Tozcayaani

#MexicanasAlGlitterDeGuerra


C.G.